» » » Porque somos tan importantes madres, padres y educadores en la etapa de 0 a 12 meses de nuestros bebés.

Porque somos tan importantes madres, padres y educadores en la etapa de 0 a 12 meses de nuestros bebés.

Publicado en: Familia | 0

Crianza y educación consciente en la etapa de 0 a 3 años.

EDUCACIÓN INFANTIL

En este apartado voy a compartir información en la etapa de 0 a 3 años de edad, en lo que se refiere a desarrollo evolutivo del niño o niña en todos los niveles.

Conociendo así los cambios que se producen en la vida del niño-a para poder acompañar dicho proceso de manera consciente y respetuosa, es decir, respetando el ritmo de cada bebé y teniendo muy presentes sus necesidades.

Para ello, mamá, papá o educador/a debes de tenerte también presente, porque de ti va a depender el buen cuidado hacia el bebé, si tú no estás bien, tu bebé o ya niño-a no podrá estar bien.

Aportaré información sobre el desarrollo cognitivo, motor, del lenguaje, social y emocional del niño y la niña.

Y además podrás beneficiarte de lecturas y dinámicas sobre auto-cuidado, para ti, por ser madre, padre o cuidador, porque tienes bajo tu responsabilidad y amparo a bebés y niños-as; esta información la podrás encontrar bajo el título “Cuídame, cuídate”.

Hoy voy a centrarme en la etapa del nacimiento hasta el año de edad.

¿Qué necesita el bebé y que necesitan mamá y papá?

 (0 a 1 año)

Cuando un bebé nace se tiene que adaptar al medio en el que vive, en ocasiones sin darnos cuenta pretendemos que él o ella se adapten a nosotros y  a nosotros nos cuenta adaptarnos al bebé, por ejemplo con la lactancia, sueño, etc…

Aquí debemos de tener muy en cuenta que mis necesidades como madre, padre o educador no son las necesidades del bebé, respetando al máximo lo que el bebé necesita en cada momento y no lo que socialmente está establecido. Cree en ti, en tu instinto y en lo que tú sabes que el bebé necesita.

Deja a un lado lo que han hecho tus padres, las rutinas que están establecidas familiar o socialmente como correctas, tente en cuenta, necesitas sentirte bien para poder conectar con tu bebé y ser consciente de que es lo que necesitáis para seguir el proceso de desarrollo natural del pequeño-a.

Y además como mamá y/o papá también estas en un momento de cambio, de crecimiento de conocerte más, no te olvides de ti, eres la pieza clave.

Como mamá date tiempo para ir conociendo cuáles son tus necesidades ahora, no tengas miedo a defender lo que piensas, necesitas y sientes.

Conecta con tu bebé, está fuera pero te sigue necesitando.

Reencuéntrate con tu pareja, comparte necesidades, pensamientos y sentimientos, tu pareja necesita saber y tener información para poder acompañarte de manera respetuosa.

Pide ayuda si lo necesitas. Pero sobre todo date tiempo, eso que te sucede y parece enorme es normal. Respira hondo y busca en ti eso nació con tu bebé.

De esto hablaré más en profundidad, teniendo en cuenta el estudio y la puesta en marcha de proyectos en relación a la fase del embarazo y el post-parto, desde donde trabajo las emociones, el encuentro con una misma después del parto y en relación a la re-educación de la futura mamá.

La pareja todo a tu alrededor ha cambiado, por fin puedes ver y sentir al bebé, así que tú también necesitas adaptarte a este cambio.

Compartir también tus sentimientos con tu pareja os hará reencontraros y poder empatizar, crecer como pareja.

Pregunta a la reciente mamá para saber porque motivo actúa o gestiona sus emociones como lo hace en este momento, si es que sabe podrá contestarte, en caso contrario dale tiempo. Seguramente te cueste entenderla, este proceso forma parte de esta nueva etapa.

Deja a un lado lo que han hecho tus padres, las rutinas que están establecidas familiar o socialmente como correctas y ante todo ente ten en cuenta y muy presente que necesita la futura mamá y el bebé.

Date tiempo a ti también, intenta gestionar todos esos sentimientos nuevos y no esperes a que todo vuelva a ser como antes, todo será mucho mejor si  así lo deseas, pero diferente

Tan sólo pasan 4 meses y la mayoría de las madres tienen que incorporarse a su puesto de trabajo, dejando a sus peques en escuelas infantiles o puntos de atención a la infancia, por lo que las educadoras sois clave en la fase del desarrollo cognitivo, motor, del lenguaje, social y emocional de nuestros bebés, ¡casi nada!.

¿Que deben de tener en cuenta las educadoras y educadores en la etapa de 0 a 12 meses?

Si eres educador-a te rodearás de muchas y diversas familias con necesidades, miedos, dudas, hábitos variados, se respetuoso-a, no juzgues.

Escucha, pregunta e intenta en la medida de lo posible cuidar al bebé teniendo muy en cuenta lo que los papás y mamás te dicen, para mí la clave está en una comunicación diaria, atenta y respetuosa, elimina frases como “lo tienen muy coleado”, “está muy consentido”, “esto aquí no se puede” porque seguro que podéis llegar a un acuerdo positivo y beneficioso para todos-as.

Estas madres y padres están confiando en ti los cuidados y el bienestar del bebé, haz de esta estancia un momento respeto, disfrutando y colaborando en la adquisición progresiva de hábitos y necesidades emocionales.

Ten presente que la mayoría de las familias se van con el corazón encogido a sus puestos de trabajo porque no les queda más remedio que incorporar tempranamente a sus bebés en las escuelas infantiles.

Que hacer:

  • Abraza.
  • Canta.
  • Huele.
  • Acaricia.
  • Escucha.
  • Conecta.
  • No compares.
  • Valida emociones.
  • Disfruta.
  • Conecta.
  • Redirige situaciones de “caos”.
  • Graba recuerdos mágicos dentro de ti.
  • Creer en ti. Utiliza la intuición.

Ten presente:

  • Los errores son una magnífica oportunidad para aprender.
  • Ten presente tus miedos o inseguridades y no las hagas suyas.
  • Ten presente tus necesidades para poder satisfacerlas y estar plena cuando estés con tu bebé.
  • Ten presente que una familia esta constantemente inmersa en cambios, lactancia materna a demanda, alimentación en general, movimiento, sueño, virus, otros familiares, trabajo, uno-a mismo-a…

 

Disfruta del proceso, comparte con otras mamás y papás. Pero recuerda, no juzgues y que no influyan en ti los juicios que los demás hacen sobre ti o sobre tus decisiones, confía en ti, ¡lo estás haciendo bien!

Comparte tu vivencia será de gran interés y beneficio para otras madres, padres y profesionales.

Gracias por dedicar tiempo a esta lectura.

Si lo deseas inscríbete en la web  AQUÍ

Un fuerte abrazo, una mamá más.

Laura Balado.

 

 

 

 

Deja un comentario