Cuando nuestros pequeños están en la infancia trabajo contigo, su padre o madre o ambos siendo el espejo al que se miran cada día, de quien aprenden y a quien tienen como guía, como referente para desarrollarse como personas.

A partir de la adolescencia y el la pubertad siempre y cuando el niño-niña, chico-chica esté dispuesto además de con la familia también trabajo con chicos y chicas en esta etapa del desarrollo para que así poder acompañarlos y guiarlos para que:

  • Se conozcan más a si mismo-a
  • Para comprender el motivo de muchas sensaciones, situaciones y motivos de su actualidad.
  • Aprender, conocer y gestionar las emociones que fluyen en esta edad.
  • Trabajar las relaciones con los demás
  • Valores, creencias, respeto, confianza, saber cuándo decir no a determinados actos o conductas.
  • La comunicación.
  • Ser conscientes de las consecuencias de determinados actos.